“¡Viva Aguascalientessss’n!”. La Feria de San Marcos 2020.

Tradición de Enajenación. La urgencia para el replanteamiento en el estilo de convivencia y esparcimiento.

Psic. Víctor Hernández Luévano

La Feria Nacional de San Marcos (FNSM), es sin lugar a dudas, uno de los eventos más importantes que se realizan de manera anual con una trayectoria de casi dos siglos en la Ciudad de Aguascalientes, la cual se remonta a finales de1828, con la finalidad de generar una vendimia producto de las cosechas y ganado recaudados durante ese lapso, dándole un prestigio inmediato a nivel regional y posteriormente nacional. Es reconocida como la “feria de ferias”, reconocida por sus actividades ganaderas, textiles y taurinas, siendo estas tres el eje motor que da vida a la llamada “verbena abrileña”. Desde 1848 se celebra en el Barrio de San Marcos con lo cual quedó concurrente a las fiestas del Santo Patrono de dicho templo, ello le agregó un toque religioso. Actualmente cuenta con más de 90 hectáreas en las que destacan sus dos plazas de toros (San Marcos y Monumental, siendo esta una réplica de “Las Ventas” de Madrid España), Casino, Merenderos, Stands textiles, ganaderos, venta de alcohol, zona de antros, palenque, puestos de comida, teatro del pueblo, escenarios alternativos, juegos mecánicos, y una gran Isla artificial que da arraigo a los eventos ganaderos y un corredor cultural con expo venta de libros, artesanías, teatro callejero, exposiciones de pintura Sus instalaciones destacan por ser modernas, vanguardistas y un espacio reconocido por habitantes y turistas como digno de ser recorrido durante las tres semanas de larga duración de esta fiesta sanmarqueña, pues dicen que como la fiesta de “agüitas” no hay dos. Tiene tanta tradición nuestra feria que en torno a ella giran elementos musicales y visuales, tales como la legendaria canción “Pelea de Gallos” de Juan S. Garrido, compositor chileno que dejó un gran legado musical siendo este una especie de himno hidrocálido, así como el finado caricaturista mexicano Gabriel Vargas Bernal, en su “Familia Burrón” dedicó un capítulo a este gran jolgorio.

La Otra Cara de la Moneda

Sin embargo, no todo es colorido durante esta gran muchedumbre, que se apropia del andador J. Pani, la Av. López Mateos, Av. Américas, Venustiano Carranza y calles internas del Barrio de San Marcos, Col. Las Flores y en general de la mente y corazón de este pequeño, pero pujante Estado.

Desde hace varias décadas, la Secretaría de Educación Pública autorizó la modificación del periodo vacacional de Semana Santa exclusivamente en el Estado de Aguascalientes, conservando los días oficiales tales como jueves, viernes y sábado “santos”, y al inicio de la Feria, que cuenta con un calendario modificable dependiendo su concurrencia con el calendario de Semana Santa, dejando como fecha tardía, el límite para el inicio de la Feria, el 23 de abril, nunca posterior al principal día que es el 25 de abril, fecha que el santoral católico celebra al evangelista San Marcos, quien da vida al barrio que a su vez le da vida a esta feria. Para evitar el ausentismo laboral y escolar, se determinó establecer el calendario vacacional durante las primeras dos semanas del total de tres semanas que dura dicha celebración, pese a ello, con el paso del tiempo la feria de San Marcos ha cobrado fama en alusión al desenfrenado consumo de alcohol, con la etiqueta de “La cantina más grande del mundo”. Anualmente una vez evaluados los resultados en materia económica que arroja tres semanas de turismo cotidiano, curiosamente no se hace un balance similar en términos sociales. El consumo desenfrenado en vía pública ha venido deteriorando paulatinamente la imagen de esta añeja tradición en un espectáculo que deviene en una especie de degeneración social. Publicaciones periodísticas locales de corte amarillista y policiaca como “Semanario Policiaco”, “Aguas”, “El Circo” y la recientemente desaparecida “Tribuna Libre”, dan cuenta en un anecdotario fotográfico, donde se expone a “feriantes” alcoholizados, y en constantes riñas, sin embargo, desafortunadamente es producto para venta y explotación del morbo visual, pero jamás se expresa a una crítica social. Cabe resaltar que la organización de la feria, corre a cargo del Gobierno del Estado, a través de un Patronato, quien se encarga de toda la logística, contratación de artistas, delimitación del perímetro ferial y permisos para venta de alcohol. Hace un par de años, una regidora del cabildo del H. Ayuntamiento de Aguascalientes, Jennifer Kristel Parra Salas, expresó una fuerte crítica, en la cual hacía patente su crítica hacia esta festividad la cual ha devenido en una especie de “caja chica” para el gobierno en turno lucrando desmedidamente con erario público. A esto hay que agregar que la mayoría de los eventos quedan en manos de empresarios amistados con el gobierno en turno.

¿Quiénes ganan realmente con la Feria de San Marcos?

La concesión de las principales atracciones feriales tales como casino, palenque, antros y teatro del pueblo han quedado en manos de empresarios foráneos, eso sin contar con las ganancias de cadenas hoteleras trasnacionales, de igual manera con los propietarios de bares, antros y restaurantes. El domingo 26 de abril de 2009, con el inicio de la pandemia nacional del virus de influenza “AH1N1”, el entonces gobernador panista, Luis Armando Reynoso Femat, canceló definitivamente todas las actividades comunitarias, incluida la edición 181 de la Feria Nacional de San Marcos, con ello vino una pérdida importante en la derrama económica, sin embargo, nunca hubo protestas por parte de empresarios, lo cual, Reynoso Femat, de corte empresarial, supo hacerle frente sin problema alguno. Once años después una nueva pandemia nos azota, pero esta vez de carácter mundial, el virus SARS- CoV-2, que desencadena la enfermedad COVID-19, lo cual dio origen a esta nueva e indefinida cuarentena, en el marco de esta, y tras la suspensión de cualquier actividad de tipo comunitario, el actual gobernador panista, Martín Orozco Sandoval, en un comunicado oficial del pasado 13 de marzo del año en curso, dio por postergadas todas las actividades de organización de la edición 2020 de la Feria Nacional de San Marcos, la cual hubiese iniciado el pasado viernes 17 de abril para concluir el próximo domingo 10 de mayo. En ese comunicado, Orozco Sandoval determinó como prioridad la salud y el trabajo conjunto ante esta nueva pandemia, pero tajantemente declaró que la feria habría de celebrarse para “finales de junio y principios de julio”. Con los antecedentes ya expuestos en este artículo nos preguntamos a qué intereses obedece el querer realizar la feria en una fecha desfasada a lo que marca la misma tradición. ¿Se tienen evaluaciones del impacto económico que dejará el fin de esta cuarentena, lo mismo en términos sociales, psicológicos, y de salud? ¿A qué intereses obedece Orozco Sandoval para estar tan preocupado por la preservación de tradiciones?

Esta pandemia está dejando interesantes reflexiones, que nos llevan a replantearnos nuestra forma de reproducción de bienes, estilos de vida, etc. La Feria de San Marcos ha devenido en un escenario que expone la decadencia social y que el interés económico, históricamente ha sido el verdadero mandamás de Aguascalientes, se antepone a cualquier interés público. Las tradiciones deben preservarse como un aliciente cultural, no como palanca para el enriquecimiento de unos cuantos.

 

Comentarios: hdezluevano27@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *