Tienditas en peligro de extinción

 tienda

De las tiendas de conveniencia, Oxxo acapara el 70% del mercado. Su plan de expansión proyecta operar 12,000 establecimientos en 2015. Esto implica la apertura de mil unidades de venta cada año.

Alfonso Martínez l Antropólogo.-

Popularmente se les conoce como tienditas de la esquina, aunque no se ubiquen  necesariamente  en el extremo  de alguna calle, se les denomina así por la cercanía a los hogares. Actualmente estos negocios atendidos por pequeños comerciantes han entrado en  un proceso que implica competir y seguir generando ganancias a pesar del crecimiento de tiendas de conveniencia y autoservicio, que ha provocado la reducción de sus ventas hasta un 90 por ciento.

Las cadenas comerciales, el golpe inicial

En México, las cadenas comerciales a partir de los años cincuenta se comenzaron a posicionar en gran parte del territorio nacional (1), de 1962 a 1980 fueron ocupando grandes extensiones de terreno aledañas a las colonias  con la finalidad de implantarse como punto principal de consumo  en el rango  comercial. El  éxito de los supermercados en las últimas décadas ha ido en incremento por diversas razones; 1) La variedad de productos en el mismo espacio; 2) Las promociones, ofertas y diferentes modalidades de pago para la comodidad del consumidor y 3) Trasladarse en un vehículo hace posible que el cliente pueda abastecerse para muchos días.

Los tenderos por su parte, se enfrentan a una condición diferente. Espacios reducidos que impiden ampliar la gama de artículos para vender, los cuales aparte de estar sujetos  con precios establecidos por sus  proveedores, el rango de venta-ganancia ha disminuido a causa del ausentismo de su clientela regular. Hoy, cuatro de cada 10 consumidores han dejado de realizar sus compras en las tiendas de abarrotes. De los seis restantes, 63.7 por ciento acuden diariamente y los otros dos veces por semana, aunque 79 por ciento de las ventas de estos negocios están integrados por artículos denominados ganchos, como refrescos, cigarros, botanas, pan de caja, leche y cerveza. (2)

En un día común los abarroteros indican que las ventas y flujo de efectivo dependen en un 25 por ciento de los refrescos; 24, de cigarros; 8, de cervezas, leche y botanas cada uno; 6 de abarrotes, y 21 por ciento de artículos de primera necesidad.

De acuerdo a la encuesta realizada por el Food Marketing Institute (FMI) y la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales de México (ANTAD) se dice que los supermercados son los establecimientos preferidos de los mexicanos para comprar alimentos. El 57% de las personas adquieren sus productos en los supermercados y únicamente un 9% acude a una tiendita para adquirir alimentos chatarra, refrescos, leche y pan. Los datos anteriores son evidencia del cambio contundente que han sufrido las tienditas a nivel nacional.

Anteriormente, no sólo proveían de un servicio como lo era suministrar productos  de  primera necesidad, figuraban también como establecimientos  que daban oportunidad a otros comerciantes sin  un espacio fijo para  vender su mercancía. El tendero permitía integrar artículos de marcas independientes, se hacía un convenio en donde parte de las ganancias las cobraría el dueño a cambio de ofrecer al cliente productos   sin conservadores y  de calidad como: pan casero, comida hecha en casa, derivados de la leche naturales, frutas, verduras, productos de limpieza e incluso dulces artesanales. Esta actividad ha ido sustituyéndose gradualmente con el  acelerado crecimiento de empresas, por nombrar sólo algunas, como Bimbo, Sabritas y  Coca-Cola orillando  a los pequeños comerciantes a buscar otras alternativas de ofertar  en el  mercado.

Las tiendas de conveniencia, el golpe final

Hoy en día se  han ido agregando otras causas a esta problemática. La expansión de las denominadas tiendas de conveniencia  pertenecientes  al grupo FEMSA (Oxxo) que surgieron a partir de la década de los setenta. Esta cadena es ahora una alternativa  que se adecuó en base al estilo de vida  de los ciudadanos combinando el éxito de la fast food, con la oportunidad de adquirir los productos “ganchos” en cualquier horario. Con más de mil tiendas en 40 ciudades de la república mexicana, el grupo FEMSA aún continúa en crecimiento con el objetivo a largo plazo de sustituir  la tiendita tradicional ya que se pretende que los tenderos tengan la oportunidad de abrir su propia sucursal.

Por otra parte el paso de crecimiento y colocación  de los supermercados y tiendas de conveniencia, aunque  dinámico, aún no supera del todo a los pequeños negocios. Alejandro Díaz y Jorge Lacayo (3)  indican que las tienditas continúan atendiendo ciertas necesidades en las colonias, barrios y comunidades del país.

Varios factores son los que explican la capacidad de resistencia de estos negocios: se destacan por estar ubicadas en el mismo espacio  que sus consumidores, al operar a menor escala pueden atender áreas de baja densidad poblacional o poco poder adquisitivo en donde los grandes establecimientos no son económicamente viables, los propietarios de estas tiendas generalmente viven en el mismo lugar que sus clientes y pueden darles crédito sin garantía y con bajo riesgo de incumplimiento. Se habla de un lazo hegemónico de amistad y familiaridad que no sólo implica el intercambiar dinero por mercancía, característica independiente de las ganancias o pérdidas, que diferencia a estos pequeños negocios de las  cadenas comerciales.

(1) Rita Schwentesius  y Manuel Ángel Gómez, CIESTAAM Chapingo. 

(2) Periódico La Jornada,  27/09/11.

(3) “Como vender a las tiendas de barrio en América Latina”.

alfonso_martz@live.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *