La salud sexual y reproductiva no es un juego, es un derecho

sexual

Alejandra Rodríguez Espinosa | Activista.-

La sexualidad es un aspecto central de todxs lxs seres humanxs, donde intervienen aspectos biológicos, psicológicos, sociales y culturales. Se dice que cada persona es mundo y por ello podemos comprender que existen múltiples posibilidades de vivir, sentir y expresar la sexualidad, cada una de ellas nos abre un mundo distinto con necesidades específicas. Así pues, se requieren estrategias públicas y políticas que contribuyan y garanticen al ejercicio informado, pleno, libre, responsable y placentero de la misma.

Hablamos de salud sexual y reproductiva cuando una persona busca o tiene experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia (OMS, 2006. Salud sexual {Recuperado de: http://www.who.int/es/}). Pero además, puede acceder a la elección libre e informada de tener hijxs, todo esto acompañado de un estado de estar-bien físico, psicológico y social.

Lo anterior incluye que niñxs, adolescentes, mujeres y hombres puedan ejercer su derecho al acceso a una educación sexual integral laica, verídica y basada en el progreso científico, así como obtener información relativa a métodos antifecundativos, al  aborto y el derecho a decidir de las mujeres. También, se precisa que los servicios de salud sean de calidad, que el personal esté capacitado en los temas y actúe con ética y respeto.

Empero, la garantía de que las personas puedan tener acceso pleno a éstos derechos no es del todo satisfactoria, ya que ciertas temáticas aún se ven nubladas por mitos y prejuicios sociales. Por ejemplo, para que las mujeres puedan tener control sobre su fertilidad, se requiere que las instancias públicas brinden un servicio ético y adecuado en el que las mujeres puedan elegir sobre qué método les es más conveniente utilizar. En la misma línea encontramos delimitado el uso, el abasto y la información, por parte del sector público de la PAE (Pastilla Anticonceptiva de Emergencia).

Además, los centros de salud deben apegarse a la Norma Oficial Mexicana 005 (NOM-005), donde se estipula que el acceso a los servicios de planificación familiar deben ser gratuitos, así como cuáles son los métodos antifecundativos pertenecientes a la canasta básica. Ello obliga a los centros de salud a contar con un abastecimiento suficiente de métodos antifecundativos, para otorgar a  las mujeres una atención completa y conforme a sus necesidades. (GIRE 2015. Anticoncepción, Acceso a anticonceptivos. {http://gire.org.mx Consultado el 18 de mayo de 2016})

De acuerdo con la Recomendación General 24 sobre la mujer y la Salud, se estableció que todos los Estados deben emprender  acciones para abordar todos los aspectos de la atención a la salud para mujeres y niñas, incluido el acceso a la anticoncepción y recursos de planificación familiar.  Por ello, es importante que existan normas y programas encaminadas a la protección de la vida de las mujeres.

Según  la  Secretaría de Salud del Estado de Querétaro, en la página web de Servicios de Salud del Estado se menciona que “El Programa de Planificación Familiar y Anticoncepción, se ha definido como prioritario…porque contribuye a que las personas alcancen una vida sexual y reproductiva sana y placentera, a través de la contribución a la prevención de embarazos no planeados y de alto riesgo, de la disminución del riesgo de mortalidad perinatal, aborto e infecciones de transmisión sexual…” (http://seseq.gob.mx {Recuperado el 18 de mayo de 2016})

Por lo tanto, hemos observado la necesidad que se genera de que todas las personas puedan obtener un acercamiento a la información relacionada al ejercicio de sus vivencias sexuales de manera protegida y segura, así como el acceso a servicios de salud amigables que proporcionen un acompañamiento ético del caso. Sin embargo, no podemos dejar de lado que para garantizar el pleno desarrollo y potencial de la salud sexual y reproductiva de las mujeres del Estado de Querétaro, se torna indispensable que se generen nuevas agendas políticas en materia de la Interrupción Legal del Embarazo, con la causal salud para reducir los riesgos de mortalidad materna y la práctica de abortos clandestinos que pongan en riesgo la vida de las mujeres.

Así pues, en el marco del 28 de Mayo, Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, se busca emplear acciones para que las mujeres conozcan y, por ende,  puedan ejercer el derecho a elegir sobre su cuerpo, lo que conlleva a que las mujeres puedan decidir con quién comparten su cuerpo, sus afectos y su sexualidad, así como decidir sobre su fertilidad y maternidad. Ya que,  “…todas las mujeres toman decisiones respecto a su sexualidad, su salud reproductiva, y sobre su bienestar en general. Sin embargo, muchas mujeres no tienen acceso a los servicios que les permitan llevar a cabo sus decisiones…” (Nosotras decidimos. Llamado a la acción 28 de mayo Día internacional de Acción por la Salud de las Mujeres {http:// nosotrasdecidimos.org/. Recuperado el 18 de mayo de 2016})  Ω

Fb: /ddeserqro 

Tw: @DdeserQro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *