La ecología de lo cotidiano

ecol

Ketzalkoatl  | Redacción.-

Desde que se tuvieron las primeras noticias sobre el cambio climático, la preocupación por el medio ambiente ha ido en aumento. Personas que antes no se cuestionaban la fragilidad de los ecosistemas, se han vuelto defensores de los mismos. La mayoría de las personas se preocupa por la contaminación y desea ayudar al cuidado del planeta a través de acciones cotidianas que estén libres de complicaciones.

-Fomenta el desarrollo de la conciencia ecológica en tu círculo social. No se trata de andar detrás de ellos hostigándolos a cada momento, sino de difundir un mensaje de ecología que pueda ayudar a que profundicen en sus pensamientos.

-Reduce los desperdicios de comida. Un tercio de la comida que se produce en el mundo termina en el cesto de basura, con el gasto económico y energético que conlleva. También puedes ayudar al planeta evitando desperdiciar alimentos: ahorro energético, de producción, empaques, comercialización y distribución. Si no has terminado alguno, pídelo para llevar, guárdalo o congélalo para una ocasión posterior.

-Reduce el uso de desechables. Puede ser sin popote, sin bolsa o rellenando la botella de agua. Estas acciones mirándolas colectivamente reducen en forma importante los desechos producidos.

-Apaga los interruptores y desconecta los cargadores. Cuando salgas de una habitación recuerda siempre apagar las luces, y si has terminado de cargar tu teléfono, televisor o tablet, desconecta los cargadores.

-Evita dejar aparatos en pausa. Esto aplica, por ejemplo, a las cafeteras que se programan para que mantengan el café caliente por 6 o más horas. O a la impresora.  También a tu celular o tablet. Si los dejas así, la batería se agota más rápido y debes volver a recargarlos frecuentemente.

-Adquiere productos sin empaque.  Prefiere los productos a granel, y  si además llevas tus bolsas reutilizables, el impacto es mayor.

-Evita productos de limpieza agresivos. Aquellos que contengan sosa, solventes, tensoactivos, glutaraldehído, hipoclorito sódico, estos compuestos impiden que el agua se oxigene y cumpla los ciclos naturales de degradación de los compuestos

-Planifica tus viajes. Aprovecha y haz varias diligencias en un solo viaje, ahorras combustible, beneficias a tu economía y ayudas al planeta. Usa la bicicleta.

-Tapa las ollas mientras hierves los alimentos. Reduces significativamente la cantidad de gas utilizada y los alimentos se cocinan en menos tiempo.

-Instala un boiler solar. Es una alternativa verde, pero si no es posible, instala un boiler de paso, que también reduce la cantidad de gas que se usa, así hay doble beneficio: en agua (no hay que esperar a que se caliente) y en gas (sólo se usa el necesario).

Desde lo cotidiano, los esfuerzos conjuntos siempre suman. Ω

redaccion@ketzalkoatl.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *