Ingreso hoy, pensión en el retiro

salario

Enrique Kato | Economista, UAQ.-

El 21 de agosto de este año los medios de comunicación reportaron que un millón de personas salieron a las calles a manifestarse en contra del sistema privado de pensiones en Chile. Han transcurrido 25 años desde que el Estado cedió la custodia del ahorro de los trabajadores al sistema financiero. La protesta tuvo lugar en 50 ciudades, y en la capital del país, se calcula que la cifra de manifestantes fue de 600 mil personas. El reporte de la policía -los carabineros- estimó 80 mil manifestantes en las calles de Santiago de Chile ¿Por qué las afores generan un malestar mayúsculo que activa una movilización multitudinaria? Al respecto ¿qué lecciones deberíamos aprender en México?

Las afores se crean en Chile en 1981 con la promesa de que los fondos individuales son la mejor alternativa de pensión para los trabajadores. Para lo cual el 10% del salario se envía, como ahorro para el retiro, a una institución financiera. Aunque debiera existir un vínculo entre el ahorrador y la administradora, no es así; la administradora nunca pierde ni está sujeta a la volatilidad de los mercados financieros, cobra puntualmente por resguardar el ahorro, siendo su cometido lograr una pensión digna para cuando el trabajador concluya su vida laboral. A pesar de ello, la pensión del trabajador sí es vulnerable a los altibajos de las bolsas de valores. Lo mismo para los chilenos que para los mexicanos.

El Fondo Monetario Internacional acuñó el término “riesgo de longevidad” que, en palabras simples, es vivir demasiados años, sin que los ahorros alcancen a cubrir los gastos

La queja generalizada es que las pensiones son muy bajas. El riesgo es evidente y consiste en tener exceso de años de vida y escasez de ingresos o ahorros. En México, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la oficina encargada de medir la pobreza, no espera a que las personas sean mayores o pensionadas para calcular sus carencias, cada trimestre publica el índice de pobreza laboral, esto es, el porcentaje de personas cuyo ingreso salarial es tan bajo que no les permite adquirir una canasta alimentaria mínima. Quizá la tendencia de este índice no vaya a la alza en México, pero tampoco muestra que los rezagos estén disminuyendo, es decir, la pobreza es un factor constante.

Una cita reza que: En el largo plazo, el pesimista podría estar en lo correcto, entre tanto el optimista se la pasa mejor. Esos pesimistas que podrían estar en lo correcto son aquellos que preveían que las reformas laboral, fiscal o energética, implementadas recientemente en México, no impulsarían la prometida creación de empleos con alto salario. Por su parte, los optimistas que se la pasan mejor son aquellos políticos que piden tiempo para que las reformas den resultados, es decir, son aquellos que buscan la manera de ganar tiempo mientras avanza su mandato.

En México, el sistema de pensiones individuales (afore) se implementó en julio de 1997. Desde esos años se conocía la experiencia chilena, se sabía que quienes habían renunciado al sistema de pensiones, para elegir las cuentas individuales, tenían una pensión menor. Desde entonces, coexistían, en una misma generación, pensionados de bajo ingreso, quienes creyeron en el régimen de pensiones privadas, y pensionados con mayor ingreso, quienes permanecieron en el régimen solidario de pensiones. Al aceptarse, en México, el sistema de afores se abrió una brecha entre dos generaciones de mexicanos. Las generaciones previa y posterior a las afore.

Discutir en Querétaro sobre las pensiones es relevante toda vez que en 2030 el 9% de la población tendrá más de 65 años, equivalente a una de cada 11 personas.

Se prevé que en Querétaro la esperanza de vida en 2020 sea de 76 años y para el 2030 de 77 años

Suelen incumplirse varios de los supuestos para que funcionen los sistemas de pensiones. Por ejemplo, el alza en el número de trabajadores con derechohabiencia al Seguro Social (IMSS), un salario creciente y la mayor capacidad de ahorro. También se incumple la abundancia incesante en los mercados financieros y los no quebrantos a los ahorradores. Etcétera. Nuestra realidad recurrentemente contradice estos supuestos y registra mayor informalidad, salario estancado o decreciente y, a ello, habrá que sumar crisis financieras.

El problema no es exclusivo de México. En Inglaterra, de acuerdo a las encuestas de la empresa Ipsos Mori, crece el porcentaje de personas que considera que la población joven tendrá, en general, una menor (o peor) calidad de vida que la generación de sus padres. Este año (febrero de 2016), sólo uno de cada 10 encuestados creía que la calidad de vida de los jóvenes será mejor (o mayor) que la de sus padres. En 2003 opinaron positivamente cuatro de cada 10 encuestados. Los principales problemas que manifestaron para los jóvenes son temas laborales y de vivienda. No conozco una encuesta similar para México. Aunque en una perspectiva similar, el Latinobarómetro 2016 revela que en México uno de cada cinco encuestados (19%) revela que el país está progresando, una cifra menor al promedio (24%) de América Latina.

La encuesta Latinobarómetro 2016 también aporta una pregunta subjetiva sobre el ingreso. El 55% de los encuestados en México respondió que su salario e ingreso familiar les alcanza bien o justo para cubrir satisfactoriamente sus necesidades. Chile es un país con mejor perspectiva, su tasa de respuesta fue 64 por ciento. El panorama se tornó más complejo. Desde hace unos años, en México, la economía dejó de ser el único centro de los problemas nacionales. El avance de la delincuencia también ha complicado obtener logros de desarrollo social. Más recientemente, desde una perspectiva empresarial, el Foro Económico Mundial (GCI 2016) posiciona a la corrupción como el obstáculo más importante en México y en segundo lugar a la criminalidad.

La necesidad de lograr avances sociales es mayúscula. Este año (27.abril.2014), el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (Unicef) pidió a Coneval un estudio, se tituló Pobreza y derechos sociales de niñas, niños y adolescentes, el diagnóstico es severo: Un tercio de la población del país (40 millones) son personas menores de 18 años, la mitad de ellas están en situación de pobreza. En el estudio se afirma que: no será posible observar reducciones significativas en los niveles de pobreza de esta población sin mejoras tangibles en el ingreso de los hogares en que viven. Es decir, una mejora del poder adquisitivo de los salarios es parte de la propuesta de solución.

El estado de bienestar podría necesitar ser reinventado; una opción es otorgar un ingreso básico universal, simplemente un monto en efectivo: OECD (03.junio.2016)

En 2014 se publicó un texto muy importante sobre el salario mínimo. Llevó como título Política de recuperación del salario mínimo en México y en el Distrito Federal. La iniciativa de este libro estuvo a cargo de Miguel Mancera y Salomón Chertorivski. En el texto se debatía la necesidad de incrementar el monto del salario mínimo que, en aquellos días, era de $2 200 pesos mensuales. Por un lado, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) fijaba un monto salarial y, por otro, en el Coneval se establecía que se consideran pobres a aquellas personas con ingresos menores de $5 130 pesos mensuales. Resulta notable qué tan pobres son los perceptores de un salario mínimo frente a las necesidades de ingresos que calcula el Coneval. A la fecha esta discrepancia permanece.

Una novedad ocurrió en el mes de febrero de 2016. La Comisión de Salarios Mínimos (Conasami) reunió a un grupo amplio de expertos conocedores en temas de economía para discutir respecto a la necesidad de subir el salario mínimo. Las ponencias presentadas fueron múltiples. Los expertos provenían de 13 instituciones nacionales e internacionales, públicas y privadas, sin dejar fuera al sector empresarial. Las presentaciones tuvieron casi nula cobertura en medios y no se conocieron las decisiones que se tomaron al final del foro que se tituló Encuentro de Especialistas sobre Salario Mínimo: Avances hacia una nueva política.

Salomón Chertorivski solicitó por escrito las resoluciones del foro. La respuesta llegó el tres de agosto 2016, siendo ésta… será hasta que culmine este proceso cuando se harán públicos los resultados de la Comisión Consultiva. Los meses y años siguen su curso y los perceptores de ingreso persisten en una contradicción: a pesar de trabajar largas jornadas y contar con un ingreso no existe garantía que el ingreso sea suficiente para alejar al fantasma de la pobreza.

Todos tenemos dos vidas; la segunda empieza cuando nos damos cuenta de que tenemos solamente una

Para muchos puede ser distante el tema de los salarios mínimos. Pero en el mundo hay un debate sobre el ingreso universal. Este tipo de ingreso ofrece una mayor protección a la ciudadanía y resulta necesaria su discusión, especialmente ante la pérdida de los servicios públicos, el avance de las privatizaciones, la automatización que provoca desempleo y el estancamiento de los salarios. Me parece muy sugerente que Silicon Valley, un epicentro de la tecnología mundial, sea una de las ciudades desde donde se sostiene esta propuesta.

El ingreso ciudadano es una suma monetaria para cuyo acceso no se requiere ninguna otra condición personal que la de ser ciudadano. Desde Argentina, el Centro Interdisciplinario para el Estudio de Políticas Públicas (CIEPP) aclara que el ingreso se recibe tan sólo por ser ciudadano. De tal forma que no se requiere trabajar para obtenerlo, como el salario, no se requiere ser declarado incapaz, como en la jubilación por invalidez, tampoco se necesita pagar una prima de seguro, puesto que no es una pensión, ni estar desocupado, como el seguro de desempleo, ni ser pobre, como las transferencias de los programas asistenciales.

* Agradezco a todos los que asistieron al Encuentro Conversatorio Ciudadano con la Constituyente Popular Querétaro donde pude expresar muchas de las ideas aquí escritas. Ω

enriquekato@uaq.mx, Google.com/+EnriqueKato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *