Inexplicablemente Pemex mantiene combustibles sucios

oil

EPC| ONG.-

Los combustibles de baja calidad generan emisiones que afectan la salud de la población, lo cual repercute en la economía del país; además degradan el ambiente e impiden que el sector transporte adquiera tecnología avanzada que le permita elevar su competitividad.

Por ello, desde 2006 se han destinado recursos anuales a Petróleos Mexicanos para que mejore la calidad del diesel que usan transportistas y vehículos particulares. Sin embargo y en forma inexplicable, Pemex ha decidido no aplicar esos recursos para la producción de un diesel más limpio.

El Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) y Fundar analizaron el Presupuesto de Egresos de la Federación destinado a Pemex y encontraron que cada año la Cámara de Diputados ha asignado fondos a Pemex para mejorar la calidad de los combustibles, pero la paraestatal no ha considerado prioritario destinarlos a la producción y distribución de diesel más limpio, con Ultra Bajo contenido de Azufre (UBA).

De acuerdo con la normatividad oficial, en particular la Norma 086, Pemex debería estar distribuyendo diesel UBA en todo el país desde enero de 2009. La empresa se ha excusado en la falta de recursos para cumplir ese compromiso, lo cual ha resultado ser falso.

Si bien Pemex creó cinco programas relacionados con la producción y distribución del diesel UBA, los recursos programados no han sido asignados (Programa Calidad de los Combustibles de 2006 a 2008, por ejemplo) o han sido ejercidos por debajo de lo programado (como el Estudio de Preinversión para ingenierías básicas de Calidad de Combustibles, de 2007 a 2010).

Como consecuencia, el programa de “Optimización de la Reconfiguración de la Refinería de Minatitlán” tiene un avance de 2%, en cuatro de los seis años previstos. Algo muy similar ocurre con el programa “Infraestructura para llevar diesel UBA de la Refinería Minatitlán a la Terminal de reparto 18 de Marzo” en el DF. Y no se ha entregado ni un peso al programa “Calidad de los Combustibles fase Diesel Cadereyta”. El programa con mayor avance es “Estudio de Preinversión para ingenierías básicas de Calidad de Combustibles”, con un 49% luego de seis años.

El incumplimiento de Pemex impide la actualización de las normas que controlan la emisión de partículas suspendidas (Norma Oficial 044) para vehículos pesados. La Norma 086 fue diseñada para proteger la salud de la población ante las emisiones contaminantes del diesel. Al mejorar la calidad de este combustible es posible evitar miles de casos de bronquitis crónica e incluso la muerte de personas. Además, se eleva la productividad laboral. De ahí que resulte inaceptable la indolencia de Pemex.

El estudio Evaluación socioeconómica de la reducción del contenido de azufre en gasolina Magna y Diesel, elaborado por el Instituto Nacional de Ecología, calcula que el cumplimiento de la norma permitirá en un lapso de 32 años evitar 46 mil muertes y alrededor de 209 mil casos de bronquitis crónica, 11 millones de días de trabajo perdidos y 100 millones de días de actividad restringida. Pero mientras Pemex no cumpla, prevalecerán las afectaciones a la salud pública, a la economía nacional y al ambiente.

“Demandamos que Pemex explique públicamente por qué ha decidido ignorar su compromiso con la sociedad mexicana. Esta empresa tiene una deuda creciente con la sociedad al seguir produciendo combustibles sucios que dañan a la población y ocasionan grandes pérdidas al país. Incluso ha impedido que los consumidores contribuyan a mejorar la calidad del aire, pues no pueden adquirir la mejor tecnología de transporte, ya que ésta requiere bajos contenidos de azufre en el combustible”, señaló Gerardo Moncada, Coordinador de Transporte Eficiente en El Poder del Consumidor.

Por todo lo anterior, las organizaciones agrupadas en la campaña ¡Respira México! demandamos:

1. Establecer un mecanismo de transparencia y rendición de cuentas sobre el presupuesto de Pemex, de forma que exista la obligación de que los recursos que se calendarizan y etiqueten se usen para los fines que fueron elegidos.

2. Que Pemex considere para el establecimiento de sus prioridades aquellas que tienen impactos en la salud y en el ambiente.

3. Que Pemex establezca fechas de cumplimiento de la Norma 086, que le obliga a distribuir diesel UBA en todo el país.

La campaña ¡Respira México! la integran el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), el Centro de Transporte Sustentable (CTS), la Red por los Derechos de la Infancia (Redim) y El Poder del Consumidor.

Inexplicablemente Pemex mantiene combustibles sucios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *