El clima está cambiando, la alimentación y la agricultura también

· Escúchanos los jueves 14:00 hrs en COMA Y PUNTO de Radio Universidad por el 89.5 FM. Programa de la Licenciatura en Nutrición de la UAQ

clima

Marcela Romero | Gerontóloga Social.-

En el marco del día mundial de la alimentación 2016, la FAO ha dado a conocer el lema sobre el cual girará la temática de la alimentación, considerando los rubros más destacables sobre el tema y destacando los problemas que se generan a partir de la situación del cambio climático.

Uno de los mayores problemas que esto genera, está relacionado con la seguridad alimentaria, siendo los grupos más vulnerables como aquellos que se dedican a la producción primaria, los mayormente afectados; siendo afectados, con frecuencia, por los cambios en las temperaturas, el clima y el aumento en los desastres naturales generados a partir de este fenómeno; por otra parte es destacable que la población va en aumento, esperando que para el año 2050 llegue a 9600 millones de personas, y ¿Cómo cubrir una demanda tan grande teniendo como “adversario” al clima, a la Tierra que marca la pauta de las cosas? En efecto, los sistemas alimentarios deberán adaptarse a los cambios en el clima y hacerse más sostenibles y productivos, de esta forma puede garantizar, un poco más, que los alimentos no escasearán, y el hecho de que sea sostenible, representa que debe producirse mucho más cantidad con un menor costo, tanto en territorio como en recursos naturales destinados a la causa; también representa el aprovechamiento de los mismos productos y lograr que estos no sean mermados durante el proceso que implica llevarlos desde el cultivo hacia la mesa. En contraparte, también deben considerarse los aspectos como la forma en que las nuevas tecnologías nos ayudan a conservar más los alimentos y que estas, a su vez, no afecten ni colaboren, al menos no de forma excesiva, al cambio climático y los efectos de la contaminación ambiental.

Datos de la misma FAO-ONU, nos revelan que para poder satisfacer las necesidades, debe al menos aumentar la producción agrícola un 60% para el año 2050 y que, para el mismo año, gran parte de las especies capturadas en los trópicos, disminuya en un 40%;  que la ganadería sea responsable de la emisión de casi dos tercios de los gases de efecto invernadero y el 78% de emisiones de metano agrícolas no es coincidencia, el impacto negativo que ha tenido la alimentación actual y la demanda de productos para el mundo sobrepoblado ha afectado asimismo la calidad con que pueden ofertarse los mismos, desde la depleción en el suministro de agua de calidad que puede darse y la degradación del suelo, es por ello que debe destacarse la importancia de utilizar los productos de forma sostenible.

Además, sumado a estos esfuerzos, tomar acciones correctivas para compensar las prácticas que han derivado en el cambio climático y las afecciones a la flora y la fauna mundial, es una invitación sumamente importante, a la que debemos responder como ciudadanos de la Tierra y tomar consciencia y sobre todo responsabilidad por la forma en que nos alimentamos, y no sólo preocuparnos por qué comemos sino de dónde proviene y cómo; incluso la curiosidad y preocupación por innovar en los microsistemas de producción y atrevernos a tener un huerto de traspatio o al menos consumir de forma local y más segura.

Estos puntos son los que ha propuesto la FAO como medidas de prevención y para combatir el efecto del cambio climático sobre la alimentación; aunque hay algunas otras alternativas, estaremos discutiendo  en alguna otra edición sobre lo que puede generar el uso de transgénicos y otro tipo de alternativas y si son o no una solución al problema planteado.

Como propuesta, la misma FAO ha lanzado en su página oficial, la cuál puede ser consultada por el público en general, distintas alternativas en las que se confronta el cambio climático y a su vez responden a los problemas de seguridad alimentaria que se generan a partir del fenómeno anterior. Por lo que es posible, en este caso, decir que el cuidado del medio ambiente y las acciones frente al cambio climático, repercuten directamente en la alimentación del mundo entero, y cada uno, como individuo, debe actuar ante su responsabilidad para permitir que el mundo entero siga teniendo la oportunidad de brindarnos un hogar y el sustento necesario para la vida. Ω

marceromero70@hotmail.com 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *