Deserción escolar en Querétaro

school

Andrea Campos | Maestra en Educación.-

partir de la proliferación mundial de organizaciones e instrumentos internacionales para evaluar la calidad educativa y dejando de lado los fines económicos que resguardan sigilosamente, podemos encontrar diversas perspectivas y ejes de análisis que permiten tomar decisiones informadas para mejorar la educación en el país. El INEE (Instituto nacional para la evaluación  de la educación), es un ejemplo claro, dentro de su publicación Panorama afirma que el SEN (Sistema educativo nacional) avanzó en el logro de la universalización de la educación primaria, e indica que hay importantes márgenes de mejora sobre el aspecto de la eficacia en educación básica. En 2006/2007, prosigue la publicación, Querétaro tenía su nivel de deserción del 0,2% para primaria y 7,7% para secundaria, y sugiere se adopten las medidas necesarias para lograr la asistencia regular a las escuelas y reducir las tasas de deserción escolar. Como informe de la situación nacional  pareciera que nos encontramos con valores cercanos a cero y la educación marcha regularmente, incluso citan al Estado como ejemplo de valores muy bajos en deserción.

Perspectiva desde tres puntos a tener en cuenta

Sin embargo, esto nos lleva a reflexionar en varios puntos medulares, en primer lugar no se alcanza la cobertura proyectada. Desde José Vasconcelos con la escuela rural, hasta el día de hoy la meta principal ha sido cobertura, es decir, que todos los niños y jóvenes tengan acceso a la educación. Las cifras antes citadas representa a aquellos que sí tuvieron la oportunidad de ir a la escuela, y ahí la situación pudiera parecer controlada. Pero de acuerdo al censo de población y vivienda del INEGI (2005) el municipio de Querétaro reporta que el 45,5% de la población en edad escolar no asiste a la escuela. Y en el 2010, de 1 millón 356 mil 197 personas, 121 mil 666 que representa el 8,9% no sabe leer.

Un segundo punto a revisar es, la parte de la población que logra asistir a las escuelas y cuál es su trayectoria escolar. En el ciclo escolar 2009, del total de los alumnos que ingresaron desde preescolar hasta profesional sólo el 23,6% egresaron, y si damos seguimiento a media superior para el 2010 en el municipio de Querétaro, sólo el 18% concluyó sus estudios. Y respecto a educación superior de alumnos inscritos, egresados y titulados el 20,96% concluyen y el 16,09% se titula.

Y el tercer eje de análisis, son aquellos que logran escalar todas las dificultades y egresan del nivel superior. La tasa de desempleo está por encima del 5,2%. Menos del 20% consiguen un empleo formal, bien remunerado y apropiado a su nivel y perfil en su primera inserción laboral. Hay un aumento del 1,3% en empleos informales y 28,5% de la población trabaja en actividades laborales informales.

De metas incumplidas y estándares educativos fuera de contexto

Una acción que se ha tomado para evitar la deserción es, no reprobar a los niños en primaria, de tal forma los índices bajan, sin embargo, no se hace una transformación de fondo, al recuperar los aprendizajes de los alumnos y lograr que sean significativos, no se les trata diferente, no se les ayuda como seres humanos, simplemente, se les pasa.

Por otro lado se viene planteando que la educación media superior, se convertirá en básica, es decir que será obligatoria. Sin el ánimo de ser pesimistas, no existen las condiciones necesarias (recursos, infraestructura, preparación) para que esto se dé, primero recordemos los altos índices de personas sin escolarización y por otro lado lo sucedido cuando el preescolar se hizo obligatorio; en el estado de Querétaro se tuvo que eliminar el 1er. año de obligatoriedad, ya que no estaban dadas las condiciones para atender la demanda. Decisiones emergentes sin sustento, sin un plan a largo plazo ni sentido en una educación humana y global, impiden abatir el rezago existente.

Mayor equidad, distribución adecuada de recursos, planes a largo plazo, metas reales, oportunidades contextualizadas, apuntalar a la calidad, considerar a las personas por lo que son y valen, más que por un número en estadística serían algunas medidas para enriquecernos como sociedad y personas, mejorando la calidad de la educación que se brinda.

andycampos@teacher.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *