Crimen y castigo

fence

Raúl Vera Barros  |  Psicoanalista (Página 12.-

Hay un texto princeps dedicado por Jacques Lacan a la elucidación de los aportes del psicoanálisis al campo forense, incluyendo los alcances de estos aportes y, especialmente, sus límites. Se trata del texto “Introducción teórica a las funciones del psicoanálisis en criminología”, en coautoría con el jurista Michel Cénac, incluido en el primero de los volúmenes de los Escritos y que es, según Jacques-Alain Miller, “…un texto de primerísima calidad. Se trata por cierto de algo que, de lo escrito por Lacan, se ubica más cerca de un malestar en la cultura” (Piezas Sueltas, Paidós, pág. 156, Bs. As, 2013). Tres años antes del llamado “Discurso de Roma”, de 1953 encontramos ya aquí planteadas nociones fundamentales que no abandonará, como la de los tres registros (imaginario, simbólico y real).

Una noción que destacamos, porque nos parece clave en los desarrollos que Lacan ofrece en esta Conferencia, es el de asentimiento subjetivo. Es, indica Lacan, una exigencia de la realización del castigo; considerando castigo aquello que manifiesta la relación entre el crimen y la ley en toda sociedad.

Lacan le da al “asentimiento subjetivo” el valor de una constante respecto de la responsabilidad, la que varía en las distintas sociedades.

En efecto, la responsabilidad aparece definida por Lacan como sinónimo de castigo, siendo una característica esencial de la idea de hombre que prevalece en una sociedad dada (Lacan, texto citado, Página/129). Dentro de cada sociedad la responsabilidad es definida como el conjunto de las creencias que motivan el castigo en el individuo y de las instituciones por las que pasa al acto dentro del grupo.

Mientras que, aún en sociedades que conciben y aplican de manera muy diferente el castigo, el “asentimiento subjetivo” es necesario -nos dice Lacan- para la significación misma del castigo. La significación expiatoria de la pena y el castigo aparece en conexión directa a dicho “asentimiento subjetivo” en la experiencia psicoanalítica, mientras que nada pueden conocer de ella quienes se sostienen en los ideales utilitarios ni aquellos que postulan un fin correccional de la pena o las concepciones sanitaristas del derecho criminal (conforme Lacan, ibídem).

Como hipótesis planteamos que la noción de “asentimiento subjetivo” se aclara conceptualmente y enriquece como instrumento de lectura al considerarla en relación a otra noción, la noción freudiana de “sentimiento inconsciente de culpa”, pudiendo así ser aplicada a los casos criminales y dar cuenta de la subjetividad implicada en los mismos.

Para lo cual es necesario delimitar conceptualmente dicha noción de Lacan de “asentimiento subjetivo a la pena y el castigo” en el contexto de su enseñanza y en relación a aquella noción freudiana de “sentimiento inconsciente de culpabilidad”, para aplicarla luego a una casuística.

Contamos para ello con la noción de “pasaje al acto”, en la cual Lacan centra el interés respecto de la noción de delincuencia (“Delincuencia y pasaje al acto” en Intervenciones y textos 1, Manantial, Buenos Aires, 1993).

Cuando el delito puede ser leído como pasaje al acto -con las precisiones que Lacan aporta a esta noción de origen psiquiátrico- pueden ser ubicadas la subjetividad en juego y también aquello que Lacan, llama en el “objeto del sujeto”.

Ello implica resguardar la individualidad del acto y la singularidad del sujeto, sin caer en las fáciles generalizaciones tan frecuentes en otras prácticas que inciden en los aportes criminológicos. En esta dirección no hacemos más que seguir a Lacan, quien plantea en su investigación una dialéctica entre el sujeto y lo social.

Es en relación a esa dialéctica que aparece la noción de “asentimiento subjetivo” a la que nos referimos, noción que en efecto resguarda la individualidad del acto y la singularidad subjetiva, al ubicar las coordenadas de la sujeción íntima de éste a la pena, es decir, de sujeción al castigo que prevén la ley y las costumbres vigentes en una sociedad.Ω

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/

rosario/21-54264-2016-04-21.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *