Avanza Ingeniería y Química en proyecto de vehículo híbrido

Profesores de las facultades de Química e Ingeniería adaptaron un vehículo que funciona con hidrógeno, etanol y gasolina.

Profesores de las facultades de Química e Ingeniería adaptaron un vehículo que funciona con hidrógeno, etanol y gasolina.

· El sistema funciona con hidrógeno, gasolina y etanol y tiene un rendimiento del 20 por ciento en el uso de combustible, pues el hidrógeno es tres veces más potente.

Con el objetivo de crear un vehículo más amigable con el medio ambiente y hacer más eficiente el consumo de combustible en los automóviles, profesores de las facultades de Ingeniería (FI) y Química (FQ) de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) diseñaron en su tercera etapa un sistema que permite utilizar hidrógeno, gasolina y etanol (bioetanol) en los motores de combustión interna de los automóviles.

Con esta investigación se busca demostrar que el uso de combustibles alternativos puede ser un auxiliar para la reducción de emisiones contaminantes y que a través de la combustión de estos tres elementos se produzcan menos gases; debido a que el etanol cuando se quema, genera bióxido de carbono (CO2, gas necesario para el desarrollo de las plantas) mientras que la gasolina produce monóxido de carbono (CO, gas contaminante muy peligroso).

El Dr. Gonzalo Macías Bobadilla, profesor investigador de la Facultad de Ingeniería, detalló que el rendimiento de este combustible mixto en el vehículo es de aproximadamente un 20 por ciento, pues está demostrado que el hidrógeno es tres veces más potente que la gasolina y permite un mayor ahorro en carretera.

“El hidrógeno tiene una capacidad de flamabilidad 10 veces más rápida y un poder calorífico tres veces mayor que la gasolina; por cada gramo de hidrógeno podemos obtener hasta 120 kjoules, mientras que con un gramo de gasolina sólo se logran 40 kjoules”, explicó.

La primera etapa se realizó en 2014, con un Volkswagen sedán denominado “VocH2O” que permitía un ahorro hasta del 20 por ciento en el uso de la gasolina y que llego a probarse con mezclas de hasta 50-100 por ciento de etanol, además de hidrógeno generado a partir de un electrolizador activado por una celda solar.

La segunda se desarrolló en 2015, con una camioneta tipo Suburban dentro del proyecto “Impulso Ecológico. Nos movemos con Hidrógeno y Bioetanol”, que cuenta con paneles solares independientes para generar electricidad y alimentar un electrolizador alcalino a que genera el hidrógeno, además de poder usar hasta un 85 por ciento de etanol como combustible primario. Actualmente está asignada a Rectoría.

El Dr. Macías Bobadilla, agregó que este sistema puede instalarse en cualquier vehículo de combustión interna a gasolina y permite trabajar hasta con un 30 por ciento de etanol, sin embargo, en modelos más recientes el uso puede llegar hasta un 85 por ciento y el costo de la modificación oscila entre 3 mil y 5 mil pesos.

Añadió que el sistema consiste en que el hidrógeno se produce a través de un electrolizador alcalino (celda electrolítica) que separa el hidrogeno (H2) del agua (H2O) al hacer pasar una corriente eléctrica a través de ella, fenómeno químicamente conocido como electrolisis, que significa la división de las moléculas del Agua (H2O) en Hidrógeno (H2) y Oxígeno(O); para obtener el combustible llamado oxi-hidrógeno.

El etano (bioetanol) es producido en la FQ a partir de desechos de la industria de la confitería y otros azucares por el Dr. Jorge Noel Gracida Rodríguez y el Dr. Aldo Amado Reyes, mientras que el hidrógeno es producido por medio de electrolizadores alcalinos diseñados en la FI por el doctorante Daniel Becerra Ruiz y el Dr. Gonzalo Macías Bobadilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *