Apagado el faro salarial en Querétaro

Enrique Kato Vidal   | Economista, UAQ.-

Optimismo se podría definir, según el escritor Stéphane Hessel, como la creencia de que la historia puede ser favorable. El devenir de Querétaro tiene matices favorables o de optimismo. En el último medio siglo, la economía queretana ha ganado notoriedad por su dinámica empresarial y se ha posicionado como una entidad con auge sostenido. Pero el crecimiento económico no está desligado de otras variables y se pueden hallar muestras de la profunda transformación del territorio. En un período tan breve, de 2000 a 2015, casi se ha duplicado el número de viviendas particulares en el estado, lo cual es muestra del éxito y evidencia de la modificación permanente del paisaje urbano en los principales municipios del estado. En el año 2000 parecía vasta la cifra de 300 mil casas; pero a la vuelta de 15 años hubo que encontrar los espacios para ampliar el inventario de viviendas a los más de medio millón de hogares, la mayoría en la zona metropolitana de Querétaro. La tendencia no muestra que se haya desacelerado la expansión económica o de la mancha urbana. Por lo que seguirá habiendo reacomodos en el territorio y la llegada de más vecinos.

Si bien ha habido reconocimientos por la competitividad económica, la constante en Querétaro ha sido el acelerado crecimiento urbano. En este entorno surge hace nueve años el Periódico Ketzalkoatl (KTK) para dialogar sobre el buen vivir, la ecología y la movilidad. Los textos que se han publicado en Ketzalkoatl ¡Libera tu mente! comunican sobre temáticas escasamente difundidas en otros medios respecto a los acontecimientos de Querétaro. Esto convierte a KTK en un espacio de encuentro con pocos sustitutos en donde lo colectivo es lo relevante. Entre las particularidades de los medios escritos está el eliminar los protagonismos porque, de cierta forma, se  trabaja sin la popularidad de los personajes y, además, a diferencia de cómo se construye la televisión, en los textos las imágenes pierden importancia. Tras nueve años de debatir sobre los asuntos públicos, Ketzalkoatl es un activo a valorar por la comunidad y su permanencia se vuelve indispensable especialmente cuando las políticas públicas no logran crear los niveles esperados de bienestar.

El optimista proclama que vivimos en el mejor de los mundos posibles; el pesimista teme que esto sea cierto: James Branch Cabell

En los informes de gobierno se presenta la creación de empleos como un indicador del éxito del modelo económico. El análisis de las cifras de empleos, con registro en el Instituto Mexicano del Seguro Social (Imss), revela que, en promedio, se crearon en Querétaro cerca de 15 mil empleos nuevos anuales entre 2000 y 2015.  La construcción de viviendas avanzó a la misma velocidad con la edificación de cerca de 15 mil casas particulares cada año. Por lo cual se podría afirmar que el saldo de los últimos años en Querétaro es: una casa para cada trabajador. La tendencia de la edificación de vivienda se observa estable en el tiempo. En cambio, la creación de empleo parece acelerarse en años recientes. De cualquier manera existe un vínculo entre el número de trabajadores, la cantidad de vivienda y el dinamismo económico.

La expansión de la ciudad en todas direcciones ha sido el costo de haber tenido altas tasas de crecimiento económico. La urbanización hacia el norte fue hacia Juriquilla, al sur al municipio de Corregidora y al poniente en los municipios de El Marqués y Colón. En todo el estado se observa fácilmente el aumento de nuevos fraccionamientos y zonas habitacionales. En el área metropolitana de Querétaro casi se ha duplicado el número de viviendas por kilómetro cuadrado de 84 a 161 entre los años 2000 y 2015. La tasa de urbanización ha sido más acelerada en los municipios conurbados de Corregidora y El Marqués, en donde se duplicó la densidad de viviendas entre 2000 y 2010, para triplicarse en 2015. En El Marqués existen actualmente 53 viviendas por kilómetro cuadrado y en Corregidora 202 viviendas. A mayor uso del espacio también han aumentado los tiempos y distancias de recorrido, así como el uso del transporte particular.

Hasta este punto he señalado que el rápido crecimiento de Querétaro ha estado asociado a una alta generación de empleo, pero aún no he precisado qué ha ocurrido con los salarios: la fuente de ingreso para la mayoría de las personas y un indicador del nivel material de vida. La premisa siempre es que en una región dinámica siempre habrá creación de empleos y un aumento en el nivel de vida de la población por medio de aumentos salariales. Así ocurrió. Quienes iniciaron su vida laboral en el año 2000 lograron un mayor nivel de vida en sus primeros cinco años de trabajo cuando los incrementos salariales crecían por arriba de la inflación. Para situar al Querétaro del año 2000 se puede rememorar que la reconocida empresa Tremec (Transmisiones Y Equipos Mecánicos) recibió en noviembre de ese año el Premio Nacional de Tecnología, que tiene entre sus objetivos el reconocer a organizaciones que innovan y desarrollan tecnología usando modelos y procesos de gestión.

Otro hito ocurrió en 2005 cuando Bombardier, la empresa aeroespacial, anunció su inicio de operaciones en Querétaro. La inversión inicial fue de 200 millones de dólares, actualmente emplea a 1 800 trabajadores. No obstante, para las 10 mil personas que ingresaron al mercado laboral queretano en 2005, la crisis de 2008-2009 trajo un horizonte desfavorable. En esos años, el poder de compra del salario no avanzó. Iniciando un estancamiento del nivel de vida. Ello no implicó que se detuviera la consolidación industrial o el crecimiento. Otras importantes inversiones se conocieron en 2010, como la ampliación de la empresa alemana Brose, importante proveedor mundial automotriz, llegada a Querétaro en 1993 y que extendió operaciones al municipio de El Marqués.

El optimismo es la locura de insistir en que todo está bien cuando somos miserables: Voltaire

También se divulgó en 2010 la instalación de la empresa aeronáutica Safrán, proveedora de Boeing y Airbus, al día de hoy ya cuenta con seis plantas en la entidad y emplea a 1 600 trabajadores. A pesar de estas y otras inversiones de capital extranjero, el promedio salarial en Querétaro permanece sin avances significativos. Año tras año los aumentos salariales sirven para contrarrestar el aumento del costo de vida según las cifras oficiales. A diferencia de lo sucedido entre 2000 y 2005, el actual crecimiento económico dejó de traducirse en un nivel de vida creciente. Son varias las generaciones de trabajadores que se han ido incorporando al mundo laboral en Querétaro y que han encontrado un salario estancado. Hacia el futuro, un salario sin crecimiento real se traduce en una pensión baja. Los fondos para el retiro son sistemas que demandan porcentajes altos de ahorro para poder obtener una pensión parecida al último salario devengado. Una trayectoria laboral con nulo crecimiento salarial implica una baja acumulación de recursos para el retiro.

No es sencillo comprender porque el salario real de Querétaro dejó de crecer habiendo aumento de las ventas y la producción a lo largo de estos años. Si bien, el salario en Querétaro es mayor al salario nacional. Lo que revelan las estadísticas es que se ha reducido esa ventaja. Las autoridades podrían promover un aumento generalizado del salario usando lo que en teoría económica se conoce como un efecto faro. Esta estrategia consiste en determinar un ingreso mínimo en el estado que tendría que ser mayor que el salario mínimo nacional, toda vez que la productividad y la eficiencia son relativamente mayores al resto del país. Con ello, al aumentar el piso (o mínimo) salarial habría un aumento paulatino del ingreso de la población, acorde a las circunstancias económicas existentes, sin impactos negativos sobre el volumen de empleos. Se llama efecto faro porque las instancias de gobierno se encargan de enviar la señal (o luz) a los tripulantes de la región respecto al monto mínimo justo que debe pagarse, entonces cada organización, según sus capacidades, avanza hacia esa meta.

Para los habitantes de Querétaro es inocultable el crecimiento económico que se observa tanto en el crecimiento de la mancha urbana, la congestión vehicular y la apertura de negocios. Desde hace décadas, el dinamismo económico ha seguido su curso con la creación de empleo y la construcción de viviendas. No ha ocurrido lo mismo con las mejoras salariales que han estado suspendidas en la última década. El bienestar en Querétaro podría reanudarse tomando acciones en materia salarial y no solamente de inversiones. Mientras tanto se irán sumando nuevas zonas habitacionales, llegarán aún más nuevos vecinos y seguirá detenida la nave económica queretana a la espera de que enciendan el faro salarial para indicar hacia dónde queremos avanzar.

Deseo compartir con los lectores de Ketzalkoatl mi agradecimiento y felicitación a la comunidad y equipo editorial por su exitoso noveno aniversario. Que esta larga caminata continúe dando sus frutos. Albricias. Ω

enriquekato@uaq.mx

Google.com+EnriqueKato

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *